El reclamo surge por las visitas de menores a sitios pornográficas. El buscador denunció que de hacerse se trataría de "el principio del fin de la privacidad en Internet".

El debate promete ser duro y largo. ¿La libertad de expresión o la fiscalización sin treguas? El gobierno estadounidense logró que la justicia estadounidense le exija a Google que presente información sobre los resultados de búsquedas de sus usuarios. Según explicaron desde el Departamento de Justicia esta medida serviría para una investigación sobre pornografía infantil en la web.

Google consideró abusivo el pedido y argumentaron que la muestra que deberán entregar constituirá ?el principio del fin de la privacidad en Internet?. Por eso, el buscador combate con todas sus armas ese embate. Su abogado, además, afirmó que no sólo se trata de proteger la vida privada de los usuarios sino los secretos de las técnicas empleadas por el motor de búsqueda.

El juez del tribunal federal de San José, en el estado de California, James Ware, es el responsable del pedido y anunció que su intención es requerir a Google la entrega de la lista de búsquedas que el Departamento de Justicia quiere emplear para una investigación sobre pornografía infantil.

A la espera de la sentencia definitiva, el juez no reveló si exigirá medidas de protección de la identidad de los usuarios cuyas búsquedas acabarán en manos del Gobierno estadounidense.

Aunque Ware estimó que las informaciones solicitadas por el gobierno le parecían justificadas ya que pretende poner a prueba la eficacia de los filtros que impiden a los niños acceder a los sitios pornográficos.

No sólo Google fue intimado a presentar estos informes. La Fiscalía del Departamento de Justicia pidió a varias empresas con servicios de búsqueda en Internet una muestra aleatoria de 50 mil sitios accesibles desde el portal de búsqueda y 5 mil términos buscados en un periodo de una semana.

Tres de las cuatro empresas que recibieron el requerimiento acataron su cumplimiento (Microsoft, America Online y Yahoo!), pero la cuarta, Google, combate ahora en los tribunales ese requerimiento. Algunos analistas consideran que una victoria final del Departamento de Justicia sentaría las bases para que el Gobierno de Estados Unidos aspirase a controlar el movimiento y las comunicaciones de los usuarios de Internet.

La justificación del gobierno estadounidense para realizar estas regulaciones es defender una ley federal de 1998 -la Child Online Protection Act (Ley de Protección del Menor en Internet)- destinada a proteger a los niños de contenidos pornográficos accesibles en Internet, informaron desde el Departamento de Estado.

Ese texto, que establecía 50 mil dólares y seis meses de prisión para los dueños de páginas de Internet que incluyeran material "dañino para los menores", fue criticado por los defensores de las libertades individuales que lo consideran opuesto a la primera enmienda de la Constitución que garantiza la libertad de expresión.

Pero esa ley fue anulada seis años después de su entrada en vigor por el temor a que el texto recortase la libertad de expresión en Internet: aplicada con rigor, la ley podría llevar a la cárcel a quienes ofrecieran páginas de arte con cuadros de desnudos femeninos. Con su decisión, los jueces del Tribunal Supremo establecieron que la protección del menor corresponde más bien a los usuarios mediante la instalación de filtros contra la pornografía o el contenido violento.

Consciente de que la decisión era controvertida, el Tribunal obligó a que el texto de la ley fuera sometido a un juicio civil entre quienes optaran por personarse en el caso. En contra de la sentencia del Tribunal se personó el Departamento de Justicia, y a favor, la American Civil Liberties Union, la principal asociación estadounidense de defensa de los derechos civiles.

fuente: http://www.clarin.com/diario/2006/03...m-01159079.htm