Uno de los sitios web de la prestigiosa editorial O'Reilly. Ahora es el propio director -Tim O'Reilly- el que expone su opinión sobre este asunto.

Tim ha estado investigando, y nos cuenta que son varios los sitios web de la editorial (xml.com, perl.com, onlamp.com) que contienen enlaces hacia páginas web de terceros. Estos enlaces se sitúan en la red de O'Reilly a cambio de dinero (se trata de publicidad, asegura), y defiende que se trata de anuncios lícitos (no son páginas para adultos o de casinos online).

Las únicas excepciones (y que han sido eliminadas), afirma, son un par de 'directorios-basura' que se ha encontrado dentro de estos enlaces, y que se tratan de sitios web que crean miles de "categorías", pero que éstas no contienen nada de información útil para el usuario, y solamente muestran publicidad 'Google AdSense'. "Si Google se opone a este tipo de directorios-basura, ¿por qué permite que sus responsables inserten su publicidad?", se pregunta Tim.

Se defiende de las comparaciones con el caso de WordPress, asegurando que en aquella situación se estaban insertando enlaces ocultos dentro de las páginas web, y en el caso de la red de O'Reilly los enlaces son claramente visibles.

Ahora bien, como dice Tim, las pregunta son: ¿estos anunciantes pagan para conseguir clicks desde las páginas web de O'Reilly o lo hacen para incrementar su posicionamiento en Google? ¿Es ético que un sitio web con un elevado PageRank intente aprovecharse de ello y conseguir ingresos?

Tim reflexiona sobre dónde están los límites entre la "optimización en buscadores" (intentar que una página con información interesante para los usuarios sea visible dentro de los resultados) e intentar engañar a los buscadores con páginas-basura llenas de publicidad. Reconoce que Google prefiere que la publicidad que se utilice en su buscador sea la del programa AdWords, pero defiende la opción (más barata) de que los responsables de sitios web con contenidos interesantes para los usuarios utilicen otras vías (compra de enlaces) para intentar aparecer dentro de los resultados de Google.

Fuente: Google Dirson