93 millones de formas de practicar el sexo
El cibersexo triunfa por ser accesible, anónimo y asequible.
La mayoría de los usuarios son hombres - Ofrece todas las variantes imaginables, en un espacio sin culpa ni vergüenza


- Teclear la palabra sexo en cualquier motor de búsqueda de Internet arroja un resultado de 93 millones de páginas. Hacerlo en inglés multiplica la cifra casi por siete: hay 645 millones de páginas en la Red.

- Sexo es la palabra más buscada en Internet.

- Motivos para practicar sexo online los hay a millones, coinciden los especialistas. "No hay un perfil del usuario, es algo tan masivo que sería como establecer el perfil de los nombres que hay en las páginas amarillas", explica el psicólogo Esteban Cañamares, especialista en sexología.

- Sexo "seguro" y sin compromiso; anónimo y sin consecuencias (como sí las tiene con frecuencia una infidelidad real, o un contacto físico sin protección), un mundo lleno de posibilidades sin necesidad de ofrecer blanco donde, además, se puede dar la imagen más favorable de uno mismo, sea o no real. Éstas podrían ser algunas otras ventajas del cibersexo, aunque reposen a menudo sobre mentiras o medias verdades que a veces no son otra cosa que autoengaños.

- En este universo de relaciones tan posibles como ficticias - siempre que no se llegue al encuentro físico -, la webcam se configura como el espejo que muchos, algunos adolescentes también, no dudan en traspasar.
"En el cibersexo hay que distinguir entre comportamiento pasivo, de la gente que mira sin más, por ejemplo páginas o vídeos porno, y el activo, de gente que interviene e intercambia. Es el sexo interactivo. Es el caso de los chats en cualquiera de sus modalidades [por escrito o con imágenes en tiempo real]", recuerda García Huete.

- El presidente de la asociación de defensa de los menores Protégeles, Guillermo Cánovas, subraya la peligrosa potencialidad de las cámaras web. "Es increíble lo que la gente llega a hacer delante de una webcam, incluidos los más jóvenes. Hay menores que ven la webcam con confianza, con seguridad, pero es fácil engañar, porque hay numerosos programas que permiten captar imágenes y editarlas posteriormente, así que resulta fácil hacer montajes en los que sale una imagen que no se corresponde con la realidad".

- Trampa para menores

La Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional ha arrestado en los últimos años a unas 500 personas por delitos de pederastia y pedofilia en Internet.

El uso demasiado confiado de las nuevas tecnologías, especialmente las de comunicación, convierte en ocasiones a los menores en protagonistas de material sexual online y, esporádicamente, en objetivo de gente sin escrúpulos, tanto coetáneos como adultos.

Las consecuencias de colgar o intercambiar imágenes sexuales más o menos explícitas en las redes sociales (Facebook, Twitter, etcétera) revierten a veces sobre ellos como un bumerán: no son extraños los casos de venganzas de novios despechados o chantajes por rechazo que acaban volviéndose contra sus protagonistas, que ingenua o lúdicamente habían posado en actitud explícita ante la cámara de un móvil o una webcam.

El 38% de los ingleses menores de 18 años ha recibido una imagen sexual por telefonía o Internet, según un estudio hecho público en Reino Unido a principios de agosto. Es lo que se conoce como sexting, del inglés texting, o envío de mensajes de texto.


Extraído de Elpais.com
30/08/2009