Argentina: demandan a 20 usuarios por intercambiar música onlineLos argentinos descargan 412 millones de canciones por año. Esta cifra se duplicó con respecto al año pasado. Anuncian veinte demandas contra grandes uploaders de archivos de música protegidos por propiedad intelectual.





Ayer representantes de asociaciones discográficas de distintos países anunciaron la presentación de 2000 nuevas demandas contra usuarios por intercambiar ficheros a través de internet.
Las demandas se han dirigido a usuarios de quince países (Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Holanda, Inglaterra y se suman 5 más por primera vez: Suiza, Suecia, Hong Kong, Singapur y Argentina) que usan habitualmente las redes de los principales servicios peer-to-peer: Kazaa, Bearshare, eDonkey, Direct Connect, Bit Torrent, WinMx y Soulseek.
Por primera vez, una asociación de un país de América Latina (Argentina) emprende acciones legales en contra de estos usuarios tras una campaña de información y concientización del público impulsada por la industria de la música.
Durante esta campaña se enviaron más de 25.000 mensajes instantáneos a los usuarios argentinos de kazaa en los que se los alertaba sobre posibles infracciones a la ley de propiedad intelectual y se les explicaba cómo prevenir las acciones legales que estas actividades pudieran generar. Además, la asociación sectorial (CAPIF) inició acciones legales contra Telefónica a raíz de la última campaña publicitaria de Speedy en la que con el mensaje "bajá toda tu música" se promovía la venta de servicios de conexión de banda ancha a Internet.
¿Usuarios de bajos recursos económicos?
Según un reciente estudio realizado por la consultora Cuore Consumer Research para la asociación de la industria discográfica y videográfica argentina, CAPIF, es totalmente falsa la imagen de que los que intercambian música online son gente de pocos recursos económicos y que esta es la única manera que disponen para acceder a la cultura.
Según las conclusiones del estudio mencionado, el perfil predominante de los usuarios de servicios peer-to-peer es la de jóvenes, menores de 24 años y enclavados en los sectores socioeconómicos alto y medio alto. Solamente, un 6% de los usuarios de servicios peer-to-peer son de nivel socioeconómico bajo.
CAPIF también destaca el importante papel que juega Internet entre los aficionados a la música ya que el 75% de los consumidores habituales tienen acceso a la red y un 51% de estos disponen de conexión de banda ancha.

Del total de consumidores de música que tienen acceso a internet, el 39% declara que descarga música de Internet. En el año 2004, esta cifra había sido del 24%.
En total, CAPIF calcula que los argentinos descargaran este año 412 millones de canciones, frente a las 200 del pasado año. Esta cifra representa unos 31 millones de discos y como comparación, basta señalar que en Argentina se venden legalmente 14 millones de discos por año.
¿Canciones sueltas o álbumes?
El estudio de CAPIF también revela algunos datos interesantes. La mayoría de los más jovenes prefieren descargar archivos sueltos correspondientes a títulos de moda. Por el contrario entre los mayores de 25 predomina la descarga de música de catálogo.
En cuanto a las redes preferidas, en Argentina Kazaa sigue siendo el software más utilizado para descargar música de Internet. No obstante su uso decreció marcadamente hasta el 45% (contra un 69% del año anterior). El uso de otras plataformas peer-to-peer creció mucho. Por ejemplo: E-Mule, Ares, Bearshare. Finalmente sobre si los usuarios son conscientes de que están cometiendo un daño o no a la industria y sobre la legalidad de sus actuaciones, cabe destacar que el 40% "saben perfectamente que el intercambio de archivos de música no autorizado es ilegal, aunque ello no es un obstáculo para seguir practicándolo habitualmente", dijo un representante de la Asociación.

Extraído de Noticiasdot.com