Adocenados en Internet
Las masas son conservadoras, también en la Red, y frenan las ideas rompedoras.
El sistema tiende al consenso pero hay diversidad en la gestión.


Salvo por la censura en algunos países, la Red es un espacio universal y democrático.
Ésa es su gran virtud, y está basada en una especie de axioma, o de ley no vinculante, que rige sus protocolos de programación: el principio del end-to-end, que puede significar de terminal a terminal, de usuarios a usuario, o de igual a igual (peer to peer).

Este principio, que es el cimiento del juego internacional de protocolos ITP (Internet Protocol Suite), conmina a los programadores a situar los controles lo más cerca posible de los usuarios, o de la fuente y el usuario. Los protocolos que rigen el intercambio de información deben estar en los márgenes del sistema, por así decir.

Pero "el control está desplazándose de los márgenes a los proveedores de servicios que ocupan el centro del sistema", dice el politólogo Viktor Mayer-Schönberger, de la Universidad Nacional de Singapur. Mayer-Schönberger publica en la revista Science (325:396) un provocador análisis titulado ¿Podemos reinventar la web?

La conclusión de Mayer-Schönberger es que la actual arquitectura de la web es un obstáculo para la innovación. Y esto empieza por los mismísimos creadores de esa arquitectura: todos los programadores utilizan los mismos canales para presentar y discutir sus ideas (por ejemplo, el Facebook para programadores, diseñado por los propios programadores).

Esto no sólo reduce la diversidad intelectual, según el científico de Singapur, sino que de hecho estimula el adocenamiento, y prácticamente impide que las ideas realmente nuevas, las rupturas radicales con el pensamiento inercial del grupo, entren en el sistema, aunque sólo sea para poder discutirse en él.

"Los investigadores que apoyan la neutralidad de red (network neutality) temen que Internet pueda perder su impulso innovador", dice el politólogo. Según su análisis, los programadores deben "reconstruir" (rewire) desde cero, y por completo, las actuales redes sociales.

La neutralidad de red es un concepto importante. El presidente Obama lo llevó como un punto destacado en su campaña, y ha insistido en él desde la Casa Blanca. Y el Parlamento Europeo lo ha incorporado en el paquete teleco (Telecoms Package) de reformas legales sobre el sector, que aprobó por goleada el pasado 6 de mayo.

De ratificarse por los ministros de comunicaciones, el paquete teleco será la primera norma europea que reconozca el acceso a Internet como un "derecho fundamental", a la misma altura que la libertad de expresión. También forzará a las empresas de comunicaciones y a los proveedores de servicios de Internet (ISP) a comunicar a los usuarios cualquier violación de la intimidad de sus datos personales.


Artículo Completo, muy interesante: ElPais.com
JAVIER SAMPEDRO 31/07/2009


Saludos