Agencias - Este otoño, 13 estados comenzarán a sugerir --aunque no a exigir-- que los negocios en línea cobren impuestos de ventas, de la misma manera que las tiendas concretas o físicas lo hacen y más estados están considerando unirse al esfuerzo.

En estos momentos, se espera que los compradores paguen impuestos de ventas en las compras de internet directamente al estado cuando hagan sus declaraciones de impuestos anuales. Pero es algo que no está ampliamente en vigor y los estados señalan que les cuesta más de $15 mil millones al año en ingresos perdidos, colectivamente.

''Impuestos que anteriormente eran difíciles de cobrar, ahora no lo serán. Y los consumidores lo pagarán'', dijo David Quam, de la Asociación Nacional de Gobernadores.

La cuestión de imponer impuestos en las ventas de internet ha estado en el limbo desde el comienzo de la era de la computación, cuando el único problema eran las ventas por catálogos entre los estados.

Un fallo de la Corte Suprema de EEUU en 1992 prohíbe a los estados obligar a los negocios a cobrar impuestos de ventas [por internet] a menos que la compañía tenga una presencia física en el estado en cuestión. Los organizadores del esfuerzo de los estados, conocido como el Streamlined Sales Tax Project (Proyecto de Impuestos de Ventas Simplificados), quieren unificar las regulaciones de impuestos y las definiciones entre los estados. Esperan persuadir a los legisladores federales para aprobar una nueva ley que supere el fallo de la corte Suprema y permita a los estados dar el próximo paso, exigiendo que las compañías en internet impongan impuestos. Pero muchos negocios están escépticos. Algunos se preocupan de la complejidad de las tasas impositivas ; otros, así como del costo de cobrar los impuestos.