El SEO no ha muerto – Mientras haya motores de búsqueda existirá el SEO, esto como primer consejo

La gran mayoría de la información en Internet es errónea – Ya sé que esto puede ser tirar piedras contra mi tejado, pero no te fíes nunca de todo lo que leas, el mejor modo de aprender SEO es probando.

Cuantas menos herramientas uses, mejor – Además de ahorrar tiempo en cambiar de herramienta y en configurarlas, si todos tus datos de analítica vienen de 4 o 5 herramientas habrá menos margen de error y por mi propia experiencia al final son solo unas pocas herramientas las que resultan realmente útiles.

Calidad mejor que cantidad no es un mito – No solo para el link building, también para el contenido, mejor dar en el clavo una vez que meter 50 martillazos sin apuntar y cargarte la pared (entiéndase pared como SEO)

El contenido largo posiciona mejor – Aunque es discutible, por experiencia propia cuanto más contenido, mejor (siempre que tenga sentido y no sea copiado).

La diversidad gusta – Tanto a Google como al usuario, tanto a nivel contenido como a nivel de Link Building. Si diversificas tu contenido y tus enlaces tendrás más posibilidades de llegar a más usuarios y de que Google sepa que lo tuyo es natural.

El contenido a secas no es suficiente – A no ser que tengas un público fijo, si tu contenido es muy bueno pero no le das suficiente bombo consiguiendo enlaces y menciones en redes sociales, se quedará en el olvido.

Invierte recursos en el diseño – Como la comida, una página web entra por lo ojos. Si lo que intentas es lanzar una web desde cero el diseño es esencial, cuando un usuario no conoce una página primero se queda por la imagen, después por el contenido, aunque atraigas mucho tráfico orgánico, si el usuario no se queda, no servirá de nada.

Antes de buscar keywords, conoce a tu usuario – Saber qué tipos de usuarios van a estar interesados en tu web te hará mucho más fácil hacer una buena búsqueda de keyword.

La intención de búsqueda es importante – No todo es el volumen de búsquedas. Seguramente “zapatillas de correr” atraerá mucho tráfico, pero si tienes un ecommerce, será más importante la keyword “comprar zapatillas de correr”.

No todo son las keywords en el SEO onsite – No todo en el SEO onsite son las keywords, no te olvides de cosas como la velocidad de carga o la experiencia de usuario.

No te creas todo lo que dice Google Keyword Planner – El volumen de búsquedas no es 100% fiable, ten en cuenta que se refiere al tráfico de pago, úsalo solo como una referencia.

No olvides las meta-descriptions – Aunque no mejoran el SEO directamente, aumentan considerablemente la tasa de clicks y esto al final repercute en el posicionamiento, cuanto más te cliquen más posibilidades tendrás de llegar al top.

No te quedes solo con el title – Está claro que la etiqueta title es muy importante, pero no lo es todo, no dejes de lado cosas con los headers o los enlaces internos en tu estrategia de SEO onsite.

Los enlaces son importantes desde el principio de los tiempos de Google – Los enlaces han sido una parte muy importante del SEO y lo seguirán siendo, eso seguro, solo que ahora hay un mejor filtro para diferenciar la basura del resto de enlaces.

Antes de conseguir un enlace pregúntate si realmente quieres ese enlace – Si crees que un año te va a dar vergüenza haber conseguido ese enlace, no lo hagas.

No enlaces a la home constantemente – Si diriges todos los enlaces que consigas a la home a Google no le gustará un pelo y no conseguirás que las páginas más profundas de tu web ganen relevancia.

Da si quieres recibir – ¿De verdad pretendes que te enlacen si tú no enlazas nunca a nadie?

Haz que todo en tu web se pueda compartir – Cuanto más fácil sea compartir lo que hay en tu web, mayores serán las posibilidades de que la gente lo haga.

Las relaciones son el mejor link building – Es mucho más factible que te enlace alguien que te conoce.

No te olvides de los enlaces internos – El link building no es solo conseguir enlaces externos, es igual de importante tener una buena red de enlaces internos que permita a Google navegar bien por todas las páginas de tu web. Asegúrate que todas las páginas tienen al menos un enlace interno hacia ellas.

Cuidado con el sentimiento de las menciones – Google cada vez está más fino a la hora de identificar si una enlaces o una mención tiene un sentimiento negativo y esto tardará poco en ser importante en el SEO.

Diversifica tus fuentes tráfico – No dependas un 100% del tráfico SEO, ni siquiera un 90%, de este modo: si algún día, por lo que sea, tu SEO se viene abajo, tendrás otras fuentes de tráfico de las que tirar.

Haz revisiones semanalmente – No pierdas tiempo es hacer revisiones en profundidad todos los días, hazlas una vez a la semana. Lo mejor es revisar a diario solo lo esencial como picos de tráfico o errores 404, si basas una decisión en la información de sólo un día, seguramente cometas un error.

Dale un giro a las cosas – Cuando crees un contenido revísalo para averiguar si puedes darle un toque diferente. Ya sea una imagen chula, un chiste o una infografía.

Usa checklist – Es súper útil tener un checklist con todas las tareas importantes a la hora de revisar una web. En 40deFiebre tenemos una plantilla de checklist SEO y de contenido que puede que te interesen.

Márcate unos objetivos – Si no tienes un objetivos claros en mente no tienes nada que perseguir, es mucho más fácil conseguir algo si sabes bien lo que es.

Que sean a corto plazo – Si tu objetivo es llegar a primera posición, antes tendrás que entrar en primera página, entre los 5 primeros y entre los 3 primeros ¿no?

Los rankings ya no son de fiar – Ahora que los resultados de búsqueda cada vez son más personalizados los rankings cada vez son menos de fiar, están bien para tener una idea general de cómo van las cosas pero no te fíes al 100% de ellos.

Google+ – No hay mucho que decir sobre esto :S