En el colegio de árbitros:
-Hola, buenas; mire, yo quiero ser árbitro.
-¡Manolo! Ven a tomarle los datos a este hijoputa.
-¡¡Oiga, hijoputa lo será usted!!
-¡Manolo! No vengas, este no sirve.


Un padre lleva a su hijo a ver un partido de fútbol. En el medio del juego, el nene le pregunta:
- Papi, ¿por qué todos insultan a ese hombre?
- Porque le tiró una piedra al árbitro.
- Pero si no le acertó.
- ¡Por eso, hijo, por eso!

Un hombre entra cojeando en el consultorio del médico. El doctor pregunta:
- ¿Qué le pasó?

El paciente responde:
- Estaba en el parque jugando al fútbol con mis amigos, y cuando intenté patear la pelota le dí una patada a una piedra que estaba al lado.

El doctor dice:
- Perdone que se lo diga, pero fue un pelotudo.
- Jua, eso no fue nada comparado con el que intentó cabecearla...